Estreñimiento

El estreñimiento tiene diferentes significados para diferentes personas. Para muchos, simplemente significa evacuaciones poco frecuentes, sin embargo, para otros el estreñimiento significa heces duras, dificultad para expulsarlas o la sensación de una evacuación incompleta. La causa de cada uno de estas molestias probablemente sea diferente, y el enfoque de cada uno debe adaptarse al tipo específico de estreñimiento.

Índice de contenidos

Para la mayoría de las personas es normal que los movimientos de intestino se produzcan partiendo de una frecuencia promedio de tres veces al día hasta tres veces a la semana, otras personas pueden demorar una semana o más sin experimentar molestias o efectos nocivos. Los hábitos intestinales normales se ven afectados por la dieta, pocas veces se cumple con lo recomendado que es consumir de 25 a 30 gramos de fibra y alrededor de 60 a 80 onzas de líquido al día para la función apropiada del intestino. Comer alimentos ricos en fibra, incluyendo el salvado, el trigo triturado, los panes integrales y ciertas frutas y verduras ayuda a proporcionar los gramos de fibra recomendados por día para lograr la función intestinal adecuada, algo que también se puede mejorar con la práctica de ejercicio físico regular.

Alrededor del 80 por ciento de las personas sufren de estreñimiento en algún momento de sus vidas y tener breves períodos de estreñimiento puede ser normal. Las creencias generalizadas, como la suposición de que todo el mundo debería tener un movimiento intestinal al menos una vez al día, han llevado a la sobreexplotación y el abuso de los laxantes. El estreñimiento puede ser diagnosticado si se producen movimientos de intestino menos de tres veces por semana de forma continua.

El estreñimiento también puede alternarse con diarrea. Este patrón ocurre comúnmente como parte del síndrome de intestino irritable. En el extremo del espectro del estreñimiento está la impactación fecal, una condición en la cual las heces se endurecen en el recto y evitan el paso.

El número de las deposiciones generalmente disminuye con la edad. El 95 por ciento de los adultos tienen movimientos intestinales entre 3 y 21 veces por semana, y esto se consideraría normal. El patrón más común es una evacuación al día, pero este patrón se observa en menos del 50% de las personas. Por otra parte, la mayoría de las personas son irregulares y no tienen evacuaciones todos los días o el mismo número de evacuaciones intestinales al día.

Por lo general, esta condición se define como menos de tres evacuaciones por semana, menos de un movimiento intestinal por semana se considera estreñimiento grave. No hay ninguna razón médica para tener una evacuación intestinal todos los días, para muchas personas no tener una evacuación intestinal durante dos o tres días no causa malestar físico, solo una angustia mental. Contrariamente a la creencia popular, no existen pruebas de que las toxinas se acumulan cuando las deposiciones son poco frecuentes o que el estreñimiento conduce al cáncer.

Es importante distinguir el estreñimiento agudo (inicio reciente), del estreñimiento crónico (de larga duración). El agudo requiere evaluación urgente porque una enfermedad seria puede ser la causa subyacente, por ejemplo, los tumores del colon. También requiere atención inmediata si se acompaña de síntomas preocupantes, como sangrado rectal, dolores abdominales y cólicos, náuseas, vómitos y pérdida involuntaria de peso. Por el contrario, la evaluación del estreñimiento crónico no suele ser urgente, en particular si las medidas simples proporcionan alivio.

¿Qué causa el estreñimiento?

Teóricamente, el estreñimiento puede ser causado por el paso lento de los alimentos digeridos, a través de cualquier parte del intestino. Más del 95% de las veces, la desaceleración se produce en el colon.

Los medicamentos que causan estreñimiento

Una causa que se pasa por alto fecuentemente es la medicación. Los medicamentos ofensivos más comunes incluyen:

  •  Los analgésicos narcóticos como la codeína (Tylenol # 3), la oxicodona (Percocet) y la hidromorfona (Dilaudid)
  • Los antidepresivos como la amitriptilina (Elavil, Endep) y la imipramina (Tofranil)
  • Los anticonvulsivos como la fenitoína (Dilantin) y carbamazepina (Tegretol)
  • Los suplementos de hierro
  • Los antagonistas del calcio como diltiazem (Cardizem) y nifedipino (Procardia)
  • Los antiácidos que contienen aluminio, tales como la suspensión de hidróxido de aluminio (Amphojel) y carbonato de aluminio (Basaljel)

Además de los medicamentos antes mencionados, existen muchos otros que pueden causar estreñimiento. Algunas medidas sencillas, por ejemplo el aumento de la fibra dietética, a menudo son eficaces, y no es necesaria la interrupción de la medicación. Si estas medidas no funcionan, es posible sustituir el medicamento por otro que cause menos estreñimiento. Por ejemplo, un fármaco anti-inflamatorio no esteroideos como el ibuprofeno, puede ser sustituido por medicamentos narcóticos para el dolor, o uno de los medicamentos antidepresivos más nuevos como la fluoxetina (Prozac), puede ser sustituido por la amitriptilina y la imipramina.

Otras causas del estreñimiento

Hábito. Las evacuaciones están bajo control voluntario. Esto significa que las personas sienten cuando una evacuación intestinal puede ser suprimida. Aunque en ocasiones es apropiado suprimir esta necesidad fisiológica, hacerlo con frecuencia puede conducir a una desaparición de los impulsos y resultar en el estreñimiento.

Dieta. La fibra es importante en el mantenimiento de una dieta saludable, para el organismo en general y para el funcionamiento intestinal. Las dietas bajas en fibra pueden causar estreñimiento, de ahí la importancia de incluir alimentos ricos en fibra, como las frutas, verduras y granos enteros, si queremos evitar tales complicaciones.

Laxantes. Se plantea que la causa del estreñimiento severo es el uso excesivo de laxantes estimulantes, ya que esto se asocia con el daño a los nervios y los músculos del colon.  La mayoría de los expertos recomiendan que los laxantes estimulantes se utilicen como último recurso, después que los tratamientos no estimulantes hayan fracasado.

Trastornos hormonales

Las hormonas también pueden afectar los movimientos intestinales. Por ejemplo:

  •  Muy poca hormona tiroidea (hipotiroidismo) y demasiada hormona paratiroidea (niveles elevados de calcio en la sangre) pueden causar estreñimiento.
  • Durante la menstruación, los niveles de estrógeno y progesterona son altos y pueden causar estreñimiento, sin embargo, esto no suele ser un problema prolongado.
  • Los altos niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo pueden causar estreñimiento.

Las enfermedades que afectan el colon

Existen muchas enfermedades que pueden afectar la función de los músculos y / o nervios del colon. Estas incluyen la diabetes, la esclerodermia, la pseudo-obstrucción intestinal, enfermedad de Hirschsprung y la enfermedad de Chagas. Por otra parte, el cáncer o estrechamiento (estenosis) de esta área bloquea el colon e igualmente pueden causar una disminución en el flujo de las heces.

Enfermedades del sistema nervioso central

Algunas enfermedades del cerebro y la médula espinal pueden causar estreñimiento, incluyendo la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple y las lesiones de la médula espinal.

Inercia colónica. La inercia colónica es una condición en la que los nervios y / o músculos del colon no funcionan normalmente. Como resultado, el contenido del colon no es impulsado a través del mismo como de costumbre. Esta enfermedad también puede ser el resultado del uso crónico de laxantes estimulantes.

Disfunción del suelo pélvico. La disfunción del suelo pélvico se refiere a una condición en la que los músculos de la pelvis baja que rodean el recto, no funcionan normalmente. Estos músculos son cruciales para la defecación y no se sabe por qué no funcionan correctamente en algunas personas, pero lo que sí es cierto es que pueden dificultar el paso de las heces, aun cuando todo lo demás esté normal. Para más información vea 13 causas del estreñimiento.

¿Cómo se diagnostica el estreñimiento?

Una cuidadosa historia clínica y el examen físico son importantes en todos los pacientes con estreñimiento. Existen muchas pruebas que pueden utilizarse para evaluar este problema, la mayoría de los pacientes sólo necesitan las pruebas básicas, mientras las otras se reservan para personas que presentan estreñimiento severo o que no responde fácilmente al tratamiento.

Historia clínica

La historia clínica cuidadosa de un paciente con estreñimiento tiene importancia crítica por muchas razones, pero especialmente porque le permite al médico definir el tipo de estreñimiento. Esto, a su vez, dirige el diagnóstico y el tratamiento. Por ejemplo, si la defecación es dolorosa, el médico sabe que deberá buscar problemas anales como un esfínter anal estrecho o una fisura anal. Si el paciente está experimentando un esfuerzo significativo, entonces es probable que se trate de la disfunción del suelo pélvico, así como la falta de fibra en la dieta es la causa de otras complicaciones relacionadas.

La historia clínica también revela medicamentos y enfermedades que pueden causar estreñimiento. En estos casos, los medicamentos se pueden cambiar y las enfermedades pueden ser tratadas.

Una historia dietética bien detallada, que mantenga el registro diario de los alimentos para una semana o dos, puede revelar una dieta baja en fibra, brindándole al médico una razón para recomendar el consumo de una dieta rica en fibra. Este registro diario de alimentos tiene un papel fundamental para evaluar cuán eficientemente un paciente aumenta su fibra en la dieta durante el tratamiento.

Examen físico

Un examen físico puede identificar enfermedades, como la esclerodermia, que pueden causar el estreñimiento. Un examen rectal con el dedo puede descubrir un esfínter anal apretado como la causa que dificulta la defecación. Por otra parte, si a través de la pared abdominal se puede sentir que el colon está lleno de heces, esto sugiere que el estreñimiento es grave, mientras las heces en el recto sugieren un problema con los músculos del suelo anal, rectal o pélvico.

Los análisis de sangre

Los análisis de sangre pueden ser apropiados en la evaluación de pacientes con estreñimiento. Más específicamente, los análisis de la hormona tiroidea para detectar el hipotiroidismo, y de calcio para descubrir un exceso de hormona paratiroidea, pueden ser muy útiles.

Rayos X de la zona abdominal

Por lo general las grandes cantidades de heces acumuladas en el colon pueden ser visualizadas en las radiografías simples del abdomen. Mientras más heces se observan, más grave es el estreñimiento.

Enema de bario

Un enema de bario (serie gastrointestinal inferior) es un estudio de rayos X en el que se inserta líquido bario a través del ano para llenar el recto y el colon. El bario delinea el colon en las radiografías y define la anatomía normal o anormal del colon y el recto. Entre las anormalidades que pueden ser detectadas con esta prueba se encuentran los tumores y estrechamientos (estenosis).

Estudios de tránsito del colon

Los estudios de tránsito del colon son los estudios simples de rayos X que determinan cuánto tiempo toma para que los alimentos viajen a través de los intestinos. Con este objetivo, las personas tragan cápsulas durante uno o más días, dentro de las cuales hay muchas piezas pequeñas de plástico que pueden ser vistas en las radiografías. Estas cápsulas de gelatina se disuelven y liberan las piezas de plástico en el intestino delgado, para que luego viajen a través de él y en el colon, como ocurre con la digestión de los alimentos.

Después de 5 o 7 días, se toma una radiografía del abdomen y se cuentan las piezas de plástico en las diferentes partes del colon. A partir de este recuento, es posible determinar si hay y dónde ocurre un retraso en el colon. En los individuos no estreñidos, todas las piezas de plástico son eliminadas en las heces y no permanecen en el colon. Cuando las piezas están repartidas por todo el colon, sugiere que sus músculos y / o nervios no funcionan correctamente, lo que es típico de la inercia colónica. Si las piezas se acumulan en el recto, sugiere una disfunción del suelo pélvico.

Defecografía

Una defecografía es una modificación del examen con enema de bario. Para este procedimiento, se inserta una pasta espesa de bario en el recto de un paciente a través del ano. Las radiografías entonces se toman mientras el paciente defeca el bario. El bario delinea claramente el recto y el ano, demostrando los cambios que se producen en los músculos del suelo pélvico durante la defecación. Por lo tanto, esta técnica examina el proceso de defecación y proporciona información acerca de las anormalidades anatómicas del recto y los músculos del suelo pélvico durante esta actividad.

Estudios de la función ano-rectal

Los estudios de la función ano-rectal que complementan las pruebas de defecografía, proporcionan una evaluación de la función de los músculos y los nervios del ano y el recto. Para los estudios de motilidad ano-rectales, se inserta un tubo flexible, aproximadamente con un octavo de pulgada de diámetro, a través del ano y el recto. Unos sensores ubicados dentro del tubo miden las presiones generadas por los músculos del ano y el recto, mientras el paciente realiza varias maniobras sencillas como apretar voluntariamente los músculos anales. Este tipo de estudios puede ayudar a determinar si los músculos del ano y el recto están trabajando normalmente, ya que cuando su función se deteriora, se obstruye el flujo de las heces, provocando de este modo una condición similar a la disfunción del suelo pélvico.

Defecografía por resonancia magnética

La prueba más reciente de evaluación del estreñimiento y sus trastornos es la defecografía por resonancia magnética y es similar a la defecografía de bario, sin embargo, se utilizan las imágenes de resonancia magnética en lugar de rayos X para proporcionar imágenes del recto durante la defecación. Esta clase de defecografía parece ser una excelente manera de estudiar el proceso, pero es cara y un poco engorrosa. Por ello, sólo se utiliza en unas pocas instituciones que tienen interés particular en el estreñimiento y las alteraciones del proceso de defecación.

Estudios de motilidad del colon

Los estudios de la motilidad del colon son similares a estudios de motilidad ano-rectal en muchos aspectos. Un tubo flexible muy largo y estrecho es insertado a través del ano y se pasa parcial o totalmente por el colon durante un procedimiento llamado colonoscopia. Los sensores dentro del tubo miden las presiones que se generan por las contracciones de los músculos del colon, las cuales son el resultado de la actividad coordinada de los nervios y los músculos de esa zona. Si la actividad de los nervios o músculos es anormal, el patrón de presiones del colon será anormal.

Los análisis de la motilidad del colon son más útiles en el diagnóstico de la inercia colónica. Se consideran herramientas de investigación, pero pueden ser útiles en la toma de decisiones con respecto al tratamiento en pacientes con estreñimiento severo.

remedios

Tratamientos para el estreñimiento

Existen muchos tratamientos para el estreñimiento y el mejor enfoque se basa en una comprensión clara de la causa subyacente.

Los remedios caseros y medicamentos de venta libre para tratar el estreñimiento

La fibra dietética (laxantes de volumen). La mejor manera de añadir fibra a la dieta consiste en aumentar la cantidad de frutas y verduras que se comen, aproximadamente un mínimo de cinco porciones de frutas y verduras todos los días. Sin embargo para muchas personas, la cantidad de frutas y verduras necesarias puede ser inconvenientemente grande o no puede proporcionar un alivio adecuado para el estreñimiento. En este caso, pueden ser útiles los suplementos de fibra.

La fibra se define como un material hecho por las plantas que no es digerido por el tracto gastrointestinal humano, de ahí que sea uno de los pilares en el tratamiento del estreñimiento. Muchos tipos de fibra se unen al agua y la mantienen presente dentro del intestino. La fibra le agrega volumen a las heces y el agua las ablanda, posibilitando que ocurran evacuaciones más frecuentes y sin molestias.

Existen diferentes fuentes de fibra y el tipo de fibra varía de una fuente a otra. Las fuentes más comunes de la fibra incluyen:

Quiz: ¿Es el estreñimiento tu problema?

Realiza este cuestionario y descubre cuándo el estreñimiento es realmente un problema.
> Sí, quiero saber >

  • Las frutas y verduras
  • Trigo o avena
  • La semilla de psyllium (por ejemplo, Metamucil, Konsyl)
  • Metil celulosa sintética (por ejemplo, Citrucel)
  • Policarbofilo (por ejemplo, Equilactin, Konsyl)

A menudo el policarbofil se combina con el calcio, pero en algunos estudios, la fibra que contiene policarbofilo de calcio no ha sido tan eficaz como el policarbofilo sin calcio.

El aumento de los gases o flatulencia es un efecto secundario común de las dietas altas en fibra. Esto se produce debido a que las bacterias normalmente presentes en el colon son capaces de digerir la fibra en una pequeña medida, proceso que origina los gases como un subproducto.

Todas las fibras, sin importar su origen, pueden causar flatulencia, pero como las bacterias varían en su capacidad para digerir los diversos tipos de fibra, estos pueden producir diferentes cantidades de gas. Para complicar más la situación, la capacidad de las bacterias para digerir un tipo de fibra puede variar de individuo a individuo. Esta variabilidad hace que la selección del mejor tipo de fibra para cada persona sea más difícil, convirtiéndolo en una cuestión de prueba y error.

La fibra debe iniciarse con una dosis baja e ir aumentándola cada una o dos semanas, hasta que se logra el efecto deseado, ya sea en las heces o la flatulencia. Si se producen flatulencias, la dosis de la fibra se puede reducir durante unas pocas semanas y aumentar nuevamente más adelante. Generalmente se dice que la cantidad de gas que se produce disminuye cuando la fibra se ingiere por un período prolongado de tiempo.

Cuando se utilizan cantidades de fibra cada vez mayores, se recomienda consumir mayores cantidades de agua, por ejemplo, un vaso lleno con cada dosis. En teoría, el agua impide el endurecimiento de la fibra y la obstrucción del intestino. Más sobre el estreñimiento y los alimentos aquí.

Las personas con estrechamientos (estenosis) o adherencias (tejido cicatrizado de una cirugía anterior) en sus intestinos no deben utilizar la fibra, a menos que lo haya discutido con su médico. Por otra parte, los pacientes con diabetes deben tener cuidado con la selección de los productos que consumen para combatir el estreñimiento, ya que algunos laxantes de fibra contienen azúcar.

Los laxantes lubricantes. Los laxantes lubricantes contienen aceite mineral, ya sea como el aceite natural o una emulsión del aceite. El aceite se mantiene dentro de los intestinos, reviste las partículas de heces, y presumiblemente, impide la eliminación de agua en las heces. Esta retención de agua resulta en la formación de heces más blandas.

El aceite mineral por lo general sólo se utiliza para el tratamiento del estreñimiento a corto plazo, ya que su uso a largo plazo tiene varias desventajas potenciales. El aceite puede absorber las vitaminas solubles en grasa en el intestino y, si se utiliza durante períodos prolongados, puede dar lugar a deficiencias de estas vitaminas. Esto es de particular preocupación en el embarazo, durante el cual es muy importante lograr el suministro adecuado de vitaminas para el feto.

En las personas muy jóvenes o muy mayores, en los que el mecanismo de la deglución no es fuerte o está afectado, pequeñas cantidades de aceite pueden entrar en los pulmones y causar un tipo de neumonía llamada neumonía lipídica.

El aceite mineral puede disminuir la absorción de algunos medicamentos como la warfarina (Coumadin) y los anticonceptivos orales, disminuyendo su eficacia. A pesar de estas desventajas potenciales, el aceite mineral puede ser eficaz cuando es necesario un tratamiento a corto plazo.

Laxantes emolientes (suavizantes de heces). Los laxantes emolientes son generalmente conocidos como suavizantes, debido a que contienen un compuesto llamado docusato, que es un agente humectante capaz de mejorar la capacidad del agua para penetrar dentro del colon y mezclarse con las heces. Este aumento de agua en las heces produce lógicamente el ablandamiento de las mismas. Sin embargo, los estudios no han demostrado que el docusato por sí solo sea consistentemente eficaz para aliviar el estreñimiento.

Este tipo de laxantes a menudo se utilizan en el tratamiento del estreñimiento a largo plazo. Se puede tomar por una semana o más, para lograr mayor eficacia y si no se observa ningún efecto después de una o dos semanas, la dosis debe aumentarse.

Aunque el agente docusato generalmente es seguro, puede aumentar la absorción de aceite mineral y algunos medicamentos desde el intestino. El aceite mineral absorbido se acumula en los tejidos del cuerpo, por ejemplo, los ganglios linfáticos y el hígado, donde puede causar inflamación. No está claro si la inflamación tiene consecuencias importantes, pero en general no se recomienda la absorción prolongada de aceite mineral.

En general, el uso de laxantes emolientes no se recomienda junto con el aceite mineral o ciertos medicamentos recetados, sino que se utilizan comúnmente cuando hay una necesidad de suavizar las heces temporalmente y facilitar la defecación, por ejemplo después de una cirugía, el parto, ataques al corazón, para los individuos con hemorroides o fisuras anales.

Laxantes hiperosmolares. Los laxantes hiperosmolares son compuestos no digeribles, no absorbibles, que permanecen en el colon y retienen el agua que ya está en él, produciendo como resultado el ablandamiento de las heces. Los laxantes hiperosmolares más comunes son la lactulosa (por ejemplo, Kristalose), sorbitol y el polietilenglicol (por ejemplo, Miralax), y están disponibles sólo con receta médica. Estos laxantes son seguros para el uso a largo plazo y se asocian con pocos efectos secundarios.

Estos laxantes pueden ser digeridos por las bacterias del colon y convertirse en gas, lo que puede dar lugar a la distensión abdominal y flatulencias no deseadas. Este efecto es dosis-dependiente y menos probable con el polietilenglicol, por tanto, los gases pueden ser reducidos mediante la reducción de la dosis del laxante.

Los laxantes salinos. Los laxantes salinos contienen iones no absorbibles, tales como magnesio, sulfato, fosfato, citrato (citrato de magnesio, hidróxido de magnesio, fosfato de sodio). Estos iones permanecen en el colon y hacen que el agua drene dentro del mismo. Una vez más, el efecto es el ablandamiento de las heces.

Estos laxantes salinos actúan dentro de unas pocas horas, de ahí que los más potentes no deban ser utilizados sobre una base regular. Si con el uso de laxantes salinos se desarrolla un episodio de diarreas prolongadas y el líquido perdido no se sustituye por el consumo de líquidos, puede provocarse una deshidratación. De los laxantes salinos, el más leve y  más utilizado para el estreñimiento, es la leche de magnesia.

Los laxantes estimulantes. Los laxantes estimulantes hacen que los músculos del intestino delgado y el colon impulsen su contenido más rápidamente, así como también aumentan la cantidad de agua en las heces, ya sea mediante la reducción de la absorción del agua en el colon o por la secreción activa de agua en el intestino delgado.

Los laxantes estimulantes más utilizados contienen aceite de ricino, senna y aloe. Estos son muy eficaces, pero pueden causar deshidratación y pérdida de electrolitos, especialmente potasio, como resultado de diarreas severas. Además son más propensos a causar cólicos intestinales que otros tipos de laxantes. Existe la preocupación de que el uso crónico de laxantes estimulantes pueda dañar el colon y empeorar el estreñimiento.

Enemas. Existen diferentes tipos de enemas. Todos ellos, incluso el tipo más simple que es el enema de agua del grifo,  estimulan al colon para que se contraiga y elimine las heces, mediante la distensión del recto. Otros tipos de enemas tienen mecanismos de acción adicionales, por ejemplo, los enemas salinos hacen que el agua drene hacia el colon, los de fosfato estimulan los músculos del colon, los enemas de aceite mineral lubrican y ablandan las heces duras, mientras que los enemas de emolientes contienen agentes que las suavizan también.

Los enemas son particularmente útiles cuando existe retención, lo que significa que hay un endurecimiento de las heces en el recto. Para lograr los mejores resultados con su uso, se deben seguir al pie de la letra todas las instrucciones que vienen con el producto. Esto requiere la plena aplicación del enema, tomar la posición adecuada después que se ha insertado y la retención del mismo hasta que se sientan calambres. Generalmente, la evacuación ocurre entre unos pocos minutos y una hora después de que se inserta el enema.

El uso de esta técnica debe ser ocasional en vez de regular, porque su uso frecuente puede causar perturbaciones de los fluidos y electrolitos en el cuerpo, especialmente los enemas de agua del grifo. No se recomiendan los enemas Soapsuds, ya que pueden dañar seriamente el recto.

Supositorios. Al igual que sucede con los enemas, los disímiles tipos de supositorios tienen diferentes mecanismos de acción. Existen supositorios con efecto estimulante, como los que contienen bisacodilo. Otros son supositorios de glicerina, de los cuales se cree que tienen efecto en la irritación del recto. La colocación del dedo en el recto cuando se inserta el supositorio, puede por sí sola estimular la defecación.

La combinación de producto. Existen muchos productos que combinan diferentes laxantes y que pueden ser convenientes y eficaces, pero como también contienen laxantes estimulantes, existe la preocupación por el daño colónico que puede derivarse del uso permanente de los mismos. Se recomienda no utilizarlos en tratamientos a largo plazo, a menos que el tratamiento no estimulante fracase. Más sobre la evaluación y el tratamiento del estreñimiento aquí.

medicamentos

Medicamentos recetados para tratar el estreñimiento

Tegaserod (Zelnorm)

El tegaserod fue aprobado en 2002, específicamente para el tratamiento de dolor abdominal y el estreñimiento en mujeres con síndrome del intestino irritable.

El mecanismo por el cual este medicamento alivia el estreñimiento y la distensión abdominal es interesante y está relacionado con sus efectos sobre la serotonina intestinal, un producto químico que controla las contracciones de los músculos intestinales. Las contracciones de los músculos intestinales controlan el tránsito de la digestión de los alimentos a través del intestino. Mientras más velocidad tengan las contracciones, más rápido ocurrirá el tránsito intestinal.

La serotonina es una sustancia química fabricada por los nervios en el intestino que se libera y a continuación, se une a las células musculares. Dependiendo de cuál receptor se una al músculo, la serotonina puede o bien promover o prevenir las contracciones. Por ejemplo, el receptor de serotonina 5-HT4 impide las contracciones cuando esta se une a él. El tegaserod bloquea al receptor 5-HT4, impide la unión de la serotonina, y por lo tanto aumenta las contracciones de los músculos intestinales. Este aumento acelera el tránsito de la digestión de los alimentos y reduce el estreñimiento. Además, el tegaserod reduce la sensibilidad de los nervios intestinales sensibles al dolor, disminuyendo así el dolor abdominal.

En estudios realizados favorablemente, se obtuvo que el efecto secundario más común del tegaserod es la diarrea, que por lo general es leve o moderada y generalmente se resuelve en unos pocos días, mientras se continúa el tratamiento.

Lubiprostona (Amitiza)

La lubiprostona es un activador del canal selectivo de cloruro que aumenta la secreción de iones de cloruro a partir de las células de la mucosa intestinal. Este medicamento fue aprobado para el tratamiento del estreñimiento crónico en mujeres y hombres, con una dosis de 24 microgramos dos veces al día, la lubiprostona aumentó significativa y rápidamente las evacuaciones, así como mejoró la  consistencia de las heces y disminuyó el esfuerzo.

El efecto secundario más común de los estudios clínicos iniciales fue la presencia de náuseas leves a moderadas, en el 32% de los pacientes tratados con lubiprostona.

Linaclotida (Linzess)

La linaclotida es un fármaco oral que no se absorbe en el intestino, sino que estimula a las células que recubren el intestino delgado para que se produzca la secreción de fluidos. El aumento de líquidos en la zona intestinal conduce a un aumento del número de deposiciones y la reducción del dolor abdominal asociado al estreñimiento, ya que la linaclotida ha demostrado también su eficacia para reducir la sensibilidad de los nervios intestinales del dolor.

Este medicamento es moderadamente efectivo, su único efecto secundario más común es la diarrea. No debe usarse en niños menores de seis años y debe evitarse en niños con en edades entre 6 y 17 años.

Colchicina

La colchicina es un fármaco que se ha utilizado durante décadas para tratar la gota y la mayoría de los pacientes que la toman señalan una relajación de sus heces. También se ha demostrado su eficacia para aliviar el estreñimiento en los pacientes que no padecen esa enfermedad.

Misoprostol (Cytotec)

El misoprostol es un medicamento que se usa principalmente para la prevención de las úlceras estomacales causadas por medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno. La diarrea es uno de sus efectos secundarios más notables. Varios estudios han demostrado que el misoprostol es eficaz en el tratamiento del estreñimiento a corto plazo.

Orlistat (Xenical)

El orlistat es un medicamento que se utiliza principalmente para la reducción de peso. Funciona mediante el bloqueo de las enzimas que digieren la grasa en el intestino. La grasa no digerida no se absorbe, lo que representa la pérdida de peso. Esta grasa es digerida por las bacterias y los productos de esta digestión bacteriana promueven la secreción de agua y la estimulación de los músculos intestinales. Por tales características, el orlistat ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del estreñimiento.

Este fármaco tiene pocos efectos secundarios importantes, lo cual está asociado al hecho de que en el intestino sólo se absorben pequeñas cantidades de la droga.

Otras opciones para combatir el estreñimiento

Ejercicios

Las personas que llevan una vida sedentaria están más expuestas a padecer de estreñimiento, que las personas que están activas. Sin embargo, pocos estudios relacionados con el ejercicio han demostrado que este tiene un efecto mínimo sobre la frecuencia de las deposiciones. Por esta razón, se recomienda practicar ejercicios por sus numerosos beneficios para la salud , pero no por su efecto sobre el estreñimiento.

Cirugía

Para las personas con estreñimiento problemático asociado  con enfermedades del colon o el abuso de laxantes, la cirugía es el tratamiento definitivo. Durante la cirugía, se elimina la mayor parte del colon, o alguna parte del recto, mientras el extremo cortado del intestino delgado se une a la parte restante del recto o colon. En los pacientes con inercia colónica, la cirugía se reserva para aquellos que no responden a las otras terapias. En los casos en que se decide realizar una cirugía, no puede existir ninguna enfermedad en los pequeños músculos intestinales.

La estimulación eléctrica

La estimulación eléctrica todavía se encuentra en sus fases experimentales. Este procedimiento se puede hacer usando electrodos implantados en la pared muscular del colon. Los electrodos salen del colon y se adjuntan a un estimulador eléctrico. Alternativamente, se puede utilizar la estimulación de la piel del sacro para provocar la acción de los nervios que van hacia el color.

Estreñimiento infantil

¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento infantil? ¿Cuál es la mejor manera de tratarlo?

El estreñimiento infantil puede ser la presencia de deposiciones duras y secas, no necesariamente la ausencia de deposiciones diarias. A menudo comienza cuando un bebé comienza la transición de la leche materna a la fórmula, o si empieza a comer alimentos sólidos.

Si su bebé parece estar estreñido, póngase en contacto con su médico. Si su hijo ya es un bebé más grande, trate de realizar simples cambios en su dieta.

  •  Agua. Ofrézcale a su bebé una ración diaria de agua, además de la alimentación habitual. Comience con 2 o 4 onzas y trate de evaluar la respuesta de su hijo. Recuerde que el agua no sustituye a una alimentación normal con leche materna o de fórmula.
  • El jugo de fruta. Si el agua no parece ayudar, bríndele a su bebé una porción diaria de jugo de manzana, ciruela o pera, además de la alimentación habitual. Comience con 2 o 4 onzas y vaya evaluando si su bebé necesita más o menos.
  • Comida para bebés. Si su bebé está comiendo alimentos sólidos, trate de incluir en su dieta puré de peras o ciruelas pasas. Además, ofrézcale cereal de cebada en lugar de cereal de arroz.

Para facilitar el paso de las heces duras, considere la aplicación de una pequeña cantidad de lubricante a base de agua para el ano de su bebé. No utilice aceites minerales, laxantes o enemas para tratar el estreñimiento infantil.

Si ya han pasado unos días desde su última evacuación, la colocación de un supositorio de glicerina infantil en el ano puede ayudar.

En raras ocasiones, el estreñimiento infantil es causado por una enfermedad subyacente, como la enfermedad de Hirschsprung, el hipotiroidismo o la fibrosis quística. Si los síntomas de estreñimiento persisten a pesar de cambios en la dieta, o se acompañan de otros signos como el vómito o irritabilidad,  póngase en contacto con el médico de su bebé inmediatamente.

Algunos datos sobre el estreñimiento

  • El estreñimiento se define médicamente como menos de tres evacuaciones a la semana y estreñimiento severo como menos de una deposición por semana.
  • El estreñimiento generalmente es causado por el lento movimiento de las heces a través del colon.
  • Existen muchas causas de estreñimiento, incluyendo medicamentos, malos hábitos intestinales, las dietas bajas en fibra, abuso de laxantes, los trastornos hormonales y enfermedades, principalmente de otras partes del cuerpo, que también afectan al colon.
  •  Dos trastornos que limitan el funcionamiento del colon y que causan estreñimiento son la inercia colónica y la disfunción del suelo pélvico.
  • Los altos niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo también pueden causar estreñimiento.
  • La evaluación médica de la causa del estreñimiento se debe hacer cuando el estreñimiento es de inicio súbito, empeoramiento severo, y va asociado a otros síntomas preocupantes como la pérdida de peso, o no responde a los tratamientos simples y seguros.
  • La evaluación médica del estreñimiento puede incluir el análisis de la historia clínica, la exploración física, análisis de sangre, radiografía abdominal, enema de bario, estudios de tránsito colónico, defecografía, estudios de motilidad anorrectal y estudios de motilidad del colon.
  • El objetivo del tratamiento para el estreñimiento es lograr un movimiento intestinal cada dos o tres días sin forzarlo.
  •  El tratamiento del estreñimiento puede incluir fibra dietética, laxantes no estimulantes, laxantes estimulantes, enemas, supositorios, entrenamiento de biorretroalimentación y cirugía.
  • Los laxantes estimulantes se deben utilizar como último recurso, debido a la posibilidad de que puedan causar daños permanentes en el colon y empeorar el estreñimiento.

La mayoría de los laxantes a base de hierbas contienen laxantes de tipo estimulante y deben ser utilizados, en todo caso, como último recurso.

Respuestas rápidas a preguntas frecuentes

¿Por qué tengo estreñimiento?

Tienes estreñimiento porque el proceso normal del tracto intestinal se hace lento, motivado a varios factores alimenticios, psicológicos y sociales que puedes sufrir ocasionalmente o, puede llegar a ser permanente. Aquí las principales y más conocidas causas para responder a tu duda ¿Por qué tengo estreñimiento?

  • Dieta pobre en fibra, verduras, frutas, legumbres, cereales.
  • Poca ingesta de agua.
  • No hacer ejercicio.
  • Retener las ganas de ir al baño.
  • Ambiente no adecuado para defecar, como baños públicos.
  • Algunos medicamentos como suplementos de hierro, antibióticos e inclusive laxantes.
  • Ciertas enfermedades como esclerosis múltiple, accidente cerebro vascular, diabetes, el mal de Parkinson.
  • Condiciones específicas, personas postradas en cama, luego de una cirugía o durante el embarazo.

Estreñimiento y fiebre ¿Qué hacer?

El estreñimiento y fiebre se relacionan porque si la materia fecal pasa varios días sin salir de su organismo, comienza un proceso gradual de intoxicación, alterando el sistema inmunológico.

El estreñimiento y fiebre puede presentarse generalmente en niños, cuando la dificultad para evacuar es pasajera y la fiebre es la causante del estreñimiento y no al revés. No conviene abrigar mucho al niño, obligarlo a comer o colocar compresas del alcohol.

Lo que se puede hacer es ponerle ropa ligera, darle agua periódicamente o jugos de frutas, bañarlo para refrescarlo, vigilar su temperatura y medicina prescrita por el médico.

Estreñimiento y náuseas ¿Es grave?

El estreñimiento es una patología del tracto digestivo, es común que esté acompañada de náuseas, estas son un síntoma secundario, debido a que la comida no puede seguir su camino natural y tiende a devolverse.

Lo mismo que causa el estreñimiento causa las náuseas. Los movimientos del colon se vuelven lentos, debido a falta de hidratación y fibra en la dieta. Durante el embarazo en la mujer, esta situación suele ser común.

Cuando se alivia el estreñimiento ocurre lo mismo con las náuseas. Por lo tanto el estreñimiento y náuseas no es un problema grave. Más: El estreñimiento y las náuseas: ¿Están relacionados?

Estreñimiento y lactancia ¿Qué está pasando?

El bebé alimentado con leche materna rara vez sufre de estreñimiento, porque ésta favorece la digestión, la producción de bacterias saludables y maduración del intestino. Pero su alimentación va cambiando a leche de fórmula y esto causa que tengan menos movimiento intestinal, con heces más espesas.

Los bebés evacúan varias veces al día, de color amarillo, generalmente después de tomar la leche materna. En la etapa de comida semi sólida como purés y jugos o frutas blandas, las evacuaciones cambiarán de color, consistencia y frecuencia. Más; Todo sobre el estreñimiento en los bebés.

El pediatra puede orientarte respecto al estreñimiento y lactancia.

Estreñimiento y cáncer de colon ¿Cómo se relacionan?

Por lo general, el estreñimiento es un síntoma del cáncer de colon y no al revés. Y es que esta afección, que puede tener varias causas, en el paciente que tiene cáncer casi siempre ocurre producto de algún medicamento para el tratamiento o está ligado intrínsecamente con el cáncer de colon.  Es más, cuando existe una oclusión intestinal, las evacuaciones pueden ser escasas e incluso se puede producir hemorroides y roturas alrededor del ano, esto se debe a que, las heces al no ser expelidas en un periodo normal, se endurecen produciendo molestias al defecar, algunas incluso deben ser extraídas quirúrgicamente.

¿El estreñimiento es hereditario?

Quizás te preguntes: ¿el estreñimiento es hereditario? AL parecer puede haber una tendencia hacia el estreñimiento en algunos pacientes, pero no podemos afirmar que sea hereditario. Y es que cuando el individuo a temprana edad comienza a independizar su comportamiento fecal puede retener heces en su organismo por lapsos de tiempo prolongado y ocasionarse así un estreñimiento inducido. Ocurre mucho en niños que entre los dos y cinco años temen ir a un baño que no sea el de su hogar y al endurecerse el material fecal causa dolor, y por ende, estaríamos hablando de un estreñimiento inducido o adquirido y para nada hereditario.

Estreñimiento e inflamación intestinal ¿Qué hacer?

Este tipo de problema gastrointestinal puede ser muy incapacitante, causando fisuras anales, hemorroides y prolapso rectal. Aquí veremos algunas soluciones para el estreñimiento e inflamación intestinal:

  • Tómese el tiempo necesario para ir al baño.
  • Consulte al médico ante los problemas gastrointestinales.
  • Haga ejercicio físico.
  • Consuma más alimentos con fibra, húmedos, frutas y verduras, legumbres, yogurt.
  • Usar laxantes bajo supervisión médica.
  • Pregunte al doctor sobre los medicamentos que toma, si causan estreñimiento.
  • Controle cualquier problema de salud que cause estreñimiento.

Si sigues estos consejos que aparecen en este artículo, de seguro te ayudarán a combatir el estreñimiento e inflamación intestinal.

Estreñimiento y diabetes ¿Cómo se relacionan?

La condición de estreñimiento en pacientes diabéticos, puede deberse a algún daño del nervio vago que controla el movimiento de los alimentos en el sistema digestivo. Y es que la diabetes, ataca cualquier órgano y si esta situación altera la digestión pudiera incluso complicar controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Es evidente que cualquier estado temporal de estreñimiento, no es necesariamente producto de la diabetes, por eso lo mejor es visitar a los facultativos si la situación persiste y no mejora ya que pudiéramos estar ante una complicación llamada Gastroparesia.

La dieta puede incidir en mejorar o perjudicar la condición del paciente es por eso que el especialista tomara en cuenta factores como la cultura del diabético en sus preferencias culinarias. Continúa en; Diabetes y estreñimiento: ¿Cuál es la conexión?

Estreñimiento y pérdida de peso ¿Qué me pasa?

El estreñimiento y pérdida de peso pueden relacionarse por la carencia de líquidos y poca alimentación. Como somos lo que comemos, allí radica la clave del asunto, nos empeñamos en bajar de peso con dietas rápidas y milagrosas, prohibiendo los carbohidratos o el uso indiscriminado de laxantes para acelerar el proceso de adelgazar. El estilo de vida acelerado, que nos hace consumir comida basura, puede causar estreñimiento y pérdida de peso.

Factores psicológicos como el estrés o la depresión pueden hacer que una persona coma menos, causando estreñimiento y pérdida de peso.

Estreñimiento y colitis ¿Qué hacer?

La colitis no es otra cosa que colon irritado. Puedes consultar al médico para descartar un problema serio, sin embargo, está al alcance de tus manos hacer algo, y aquí te mostramos alternativas naturales que te servirán para el estreñimiento y colitis:

  • Frutas de una sola especie, no mezclarla con otros alimentos.
  • Té con limón en ayunas.
  • Licuado de manzanas y ciruelas.
  • Caldo de vegetales.
  • Ensaladas verdes y aguacate.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Yogurt natural.
  • Avena con frutos secos.
  • Prefiere las comidas asadas o cocidas, no fritas.
  • Evita los alimentos que fermentan, los muy condimentados o salados.
  • Ten moderación con los dulces.

Estreñimiento y menopausia ¿Cómo se relacionan?

Las mujeres se sienten libres de las molestias del período menstrual cuando llega la menopausia, pero pueden aparecer otras afecciones como el estreñimiento, porque habrá cambios en los intestinos. Aquí te explicamos cómo manejar el estreñimiento y menopausia.

Al llegar la menopausia suceden cambios hormonales que causan estrés, situación que la mujer cree que puede compensar con comida y antojos poco saludables, apareciendo el estreñimiento. También algunos fármacos recetados influyen en el estreñimiento y menopausia.

Cuidarse un poco más en esta etapa de la vida, ayudará a disminuir las molestias de estreñimiento y menopausia.

libroIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!