¿El yoga puede aliviar el estreñimiento? 4 poses simples y efectivas

El yoga es una palabra sánscrita que significa “unión” y se trata de conseguir que la mente y el cuerpo trabajen juntos para encontrar el equilibrio, la armonía y en última instancia, una mejor salud.

Cuando se trata de estreñimiento, el yoga funciona de dos maneras:

  1. Puede ayudar a calmar la mente, algo que es más importante de lo que muchos imaginan. El estreñimiento puede ser una fuente constante de preocupación y estrés. El yoga ayuda a relajarse (mental y físicamente) y a olvidar todas las preocupaciones mediante la respiración y la meditación.
  2. Ciertos movimientos pueden a aliviar específicamente el estreñimiento estimulando el flujo sanguíneo y la energía del sistema digestivo con sus numerosos músculos. Esto ayuda a mantener el peristaltismo adecuado, las heces se mueven con mayor libertad y se alivia toda la tensión no deseada en los intestinos.

Movimientos de yoga para el estreñimiento

Recuerda respirar lentamente a través de la nariz, siguiendo tu propio ritmo. Cada persona es diferente, algunos pueden encontrar que ciertos movimientos son más fáciles que otros, pero no cabe duda de que con la práctica regular todos podemos ver mejoras.

Pose del niño extendido

Esta posición requiere que te agaches sobre tus rodillas en el suelo, empujando la parte inferior del abdomen. Para colocarte debes sentarte sobre tus talones, con las rodillas separadas y los dedos de los pies juntos, es decir formando una especie de letra V con las piernas. Luego estira tus brazos por encima de la cabeza, flexionando el tronco hacia delante y presionando el suelo con las manos para impedir que los glúteos se despeguen de los talones. Debes relajar tus hombros y la parte posterior del cuello, con la frente descansando sobre el suelo. Mantén la posición durante unos 30 segundos.

Pose para liberar el viento

Es un movimiento muy simple para aliviar la hinchazón, los gases no deseados o flatulencias causadas por el estreñimiento. Acostado en el suelo, si es posible sobre una colchoneta o toalla para proteger tu espalda, inclina la pelvis o hueso púbico hacia arriba para que la columna vertebral y el coxis toquen el suelo. Dobla la rodilla derecha y llévala hasta el pecho, sujetando con las manos justo debajo de la rodilla. Ahora presiona ligeramente la espinilla hacia el estómago para propiciar la salida de cualquier gas no deseado. Mantén la posición durante unos 30 segundos antes de bajar la pierna lentamente y repetir en el otro lado.

Pose Garland

Esta postura te ayudará a relajar y estirar los intestinos. Colócate en cuclillas con los pies tan cerca como sea posible, ligeramente apuntando hacia el exterior. Los talones deben estar en el suelo. Separa los muslos de modo que queden ligeramente más abiertos que tu cuerpo y luego inclínate hacia adelante entre ellos. Al hacerlo, coloca tus codos en el interior de las rodillas con las palmas juntas en posición de oración y empuja suavemente contra las rodillas. Esto ayuda a alargar el abdomen. Mantén la posición durante 30 segundos, respirando suavemente por la nariz.

Pose de la silla

Esta postura proporciona un masaje para el sistema digestivo y el abdomen. Párate derecho con los pies al nivel de los hombros y los brazos a los lados. Levanta los brazos hacia arriba, sobre tu cabeza, para que las palmas se toquen en posición de oración. Mantén el estiramiento de los brazos y las manos hacia arriba, luego dobla las rodillas lentamente tanto como sea posible sin causar dolor o lesión. Cuando se doblan las rodillas, el cuerpo y los brazos naturalmente comienzan a inclinarse hacia adelante, pero los muslos todavía deben tocarse o estar tan cerca como sea posible. No te preocupes si no puedes mantener tus manos juntas, simplemente trata de mantener los brazos junto a las orejas. Mantén la posición durante 30 segundos, respirando lenta y profundamente.

Puede ser difícil mantener estas posturas en un primer momento. Solo trata de hacerlas bien y llegar lo más cerca posible de los 30 segundos. Así podrás mantenerte relajado, estimular tu sistema digestivo, activar el peristaltismo y evitar el estreñimiento. La práctica diaria de estos movimientos realmente no toma mucho tiempo y no se requiere ningún equipo especial para hacerlos.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »