¿Por qué se estriñe un bebé lactante? [Resuelto]

Si tu bebé parece estar esforzándose, o si en su pañal observas heces pequeñas, secas y duras, esa es una señal segura de que las cosas no se están moviendo como deberían. Si tu niño sufre de estreñimiento crónico o si alguna vez encuentras sangre en las heces de tu bebé, comunícate con un médico lo antes posible, ya que pueden ser signos de una enfermedad grave. La buena noticia es que los bebés que son amamantados exclusivamente rara vez se estriñen, incluso cuando de repente dejan de evacuar durante largos períodos.

Sin embargo, el estreñimiento puede indicar un problema grave de salud en los bebés, por lo que es importante reconocer los signos y saber cómo tratarlo.

Diagnosticando el estreñimiento

El estreñimiento en los bebés se refiere al aspecto de las heces (secas o duras), y no a la frecuencia con las hacen. Las heces secas, duras y pequeñas, similares a piedras, indican estreñimiento. Los bebés constipados a menudo lloran de dolor antes y durante las deposiciones, sus caras se ponen rojas y se llevan las piernas hasta el estómago, el cual puede estar duro e hinchado. La  sangre en las heces también puede indicar estreñimiento, ya que las heces duras pueden causar pequeños desgarros en la pared rectal cuando se empujan hacia fuera. Ver; ¿Cómo puedes saber si tu bebé tiene estreñimiento?

Falta de líquidos: La causa #1 del estreñimiento en los bebés amamantados exclusivamente

La falta de una hidratación adecuada es la razón más común del estreñimiento en los bebés lactantes. La disminución de la cantidad de orina, saliva y lágrimas, y una apariencia hundida de los ojos, indican además deshidratación.

Normalmente la leche materna de la madre es casi en su totalidad agua (un noventa por ciento). Por lo tanto, aumentar la cantidad de veces que amamantas al bebé puede restaurar su necesidad de líquidos.

Nota. Si bien pequeños sorbos de agua son seguros para los bebés amamantados, los bebés no necesitan tomar grandes cantidades de agua, pues puede causarles un desequilibrio electrolítico.

Alergias alimentarias: Otra posible causa

Los alimentos que consumes mientras amamantas a tu bebé pueden provocarle reacciones alérgicas y, ocasionalmente, estreñimiento. Los productos lácteos, elaborados con leche de vaca son los culpables más comunes, sin embargo, otros alimentos también pueden causar molestias. Si piensas que tu bebé pueda tener una alergia a los alimentos, trata de seguir una dieta de eliminación, eliminando o rotando los alimentos sospechosos en tu dieta y tratar de identificar al culpable observando la reacción del bebé.

Más posibles culpables

Si los cambios en la dieta no alivian el estreñimiento, consulta con tu médico. En casos raros, el estreñimiento infantil puede ser causado por una pequeña abertura rectal que impide el paso de las heces. Algunas enfermedades congénitas, como la enfermedad de Hirschsprung también pueden causar estreñimiento, aunque estos casos son extremadamente raros.

Lo normal en los bebés lactantes

El número de movimientos intestinales de un bebé lactante puede disminuir dramáticamente alrededor de las seis semanas de edad, cuando los bebés pueden pasar hasta dos semanas sin defecar, debido a que la leche materna está “formulada” para una digestión óptima, y no produce casi residuos.

Además, el calostro de la leche materna desaparece en este momento. Sin los efectos laxantes del calostro, el bebé debe aprender a controlar sus músculos intestinales para eliminar las heces, lo que provoca gruñidos y caras rojas. Siempre que las heces sean suaves y el bebé orine normalmente, es poco probable que esté estreñido y no tienes ningún motivo de preocupación.

Ver además; 15 Remedios caseros para el Estreñimiento en Bebés y Niños.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »