¿Cómo puedes saber si tu bebé tiene estreñimiento?

El estreñimiento en los bebés se refiere a la dureza de las heces y la dificultad para expulsarlas, no a la frecuencia de las deposiciones pues, el número de las mismas puede variar según la edad y de bebé a bebé.

Los recién nacidos generalmente defecan varias veces al día y sus heces son suaves y de la consistencia de la mostaza, especialmente si son amamantados. Los bebés alimentados con fórmula, generalmente tienen menos heces, que son más firmes y oscuras. Una vez que los alimentos sólidos entran en la dieta del bebe, las heces se vuelven menos frecuentes y con más forma, y algunos bebés defecan sin dificultad una vez cada tres días, sin embargo, es preferible que lo haga diariamente.

Para saber si tu bebé esta estreñido busca los siguientes síntomas:

  • En un recién nacido, si sus heces son firmes y defeca menos de una vez al día, con esfuerzo y dificultad para expulsarlas.
  • Heces secas y duras y dolor al expulsarlas, levantando sus piernas sobre su abdomen, gruñendo y poniéndose colorado.
  • Rayas de sangre a lo largo del exterior de las heces.
  • Incomodidad abdominal junto con heces duras e infrecuentes.

¿Que causa el estreñimiento en los bebés?

Normalmente, a medida que los alimentos digeridos viajan por los intestinos, el cuerpo absorbe el agua y los nutrientes, y el material de desecho se convierte en heces. Para que se formen unas heces blandas, debe quedar suficiente agua en el material de desecho, y los músculos intestinales inferior y rectal deben contraerse y relajarse para mover las heces hacia afuera.

El mal funcionamiento de cualquiera de estos mecanismos (muy poca agua o movimientos musculares pobres) puede causar estreñimiento. No poder defecar debido a unas heces duras durante tres días puede ser muy incómodo. De hecho, muchas personas no se dan cuenta de lo molesto que puede ser el estreñimiento hasta que ellos mismos lo sufren o los sufre su bebé.

El estreñimiento puede convertirse en un problema que se auto perpetúa. Las heces duras causan dolor al pasar y, en consecuencia, el niño no defeca. Mientras más tiempo permanezca el excremento dentro del intestino, más difícil de expulsar se vuelve, lo que lo hace aún más doloroso su expulsión. Y cuanto más largas y grandes son las heces, más débiles se vuelven los músculos intestinales.

Para complicar las cosas, el paso de un excremento duro a través de un recto estrecho, a menudo rasga la pared rectal (llamada fisura rectal), lo que explica las vetas de sangre. Esta experiencia dolorosa incita al bebé aún más a no querer tener una evacuación intestinal.

Algunas causas del estreñimiento en los bebés:

  • Los alimentos nuevos, o comenzar a darle productos lácteos al bebé, pueden desencadenar el estreñimiento. ¿Le has dado a tu bebé alimentos nuevos o ha pasado de la leche materna a la fórmula o de la fórmula a la leche de vaca? Si sospechas que un alimento o que la leche es la culpable, regresa a la dieta anterior.
  • Para los bebés alimentados con biberón, considera experimentar con varias fórmulas hasta encontrar la que sea más amable con sus heces. Además, dale a tu bebé alimentado con fórmula una botella de agua adicional por día.

El estreñimiento en los niños pequeños:

  • ¿Tu niño está atravesando por una fase negativa o algo que lo haya afectado emocionalmente, que puede causar renuencia a defecar? Cuando una persona está molesta, sus funciones intestinales pueden alterarse, mostrando diarrea o estreñimiento.
  • Es posible que tu hijo no beba suficiente agua y / o líquidos. Considera darle de 2 a 3 vasos de agua adicionales o jugo diluido (¼ de jugo a ¾ de agua) por día.
  • No come suficiente fibra (frutas frescas).

¿Cómo deshacerse del estreñimiento?

  1. Dale más líquidos. No beber suficientes líquidos es un sutil contribuyente a los problemas de estreñimiento, especialmente en los más jóvenes y más viejos. El colon es el regulador de los fluidos de tu cuerpo. Si no estás bebiendo suficientes líquidos, tu colon “robará” el agua del material de desecho y se lo dará al cuerpo, causando que las heces, al ser privadas de agua, se endurezcan. Las personas que consumen dietas altas en fibra pueden aumentar su riesgo de estreñimiento si no beben agua adicional junto a los alimentos ricos en fibra, ya que la fibra necesita agua para realizar su trabajo de barrido intestinal.
  2. Agrega más alimentos con fibra a la dieta del niño. La fibra ablanda las heces al introducirle agua, haciéndolas más voluminosas y más fáciles de pasar. Los alimentos con fibra para los niños incluyen los cereales de salvado, galletas integrales, panes integrales y verduras con alto contenido de fibra, como guisantes, brócoli y frijoles.
  3. Mantén al niño activo. El ejercicio mejora la digestión y acelera el paso de los alimentos a través de los intestinos.
  4. Facilita el paso de las heces. Tu bebé puede necesitar un supositorio en el momento adecuado. A medida que pasan por la fase de aprendizaje sobre cómo defecar, muchos bebés en sus primeros meses gruñen y levantan las piernas para empujar las heces. Sin embargo, un bebé en apuros puede apreciar un poco de la ayuda externa de un supositorio de glicerina.
  5. Usa laxantes naturales. Comienza con jugo de ciruela diluido (con pulpa), una cucharada o dos para el bebé de seis meses y hasta ocho onzas para un niño pequeño. Los albaricoques y las ciruelas, peras, pasas y melocotones generalmente ejercen un efecto laxante en los bebés.

Ver además; 15 Remedios caseros para el Estreñimiento en Bebés y Niños.

Use un enema como último recurso. Los enemas para bebes pueden ser utilizados si tu niño está irremediablemente estreñido y nada más le está funcionando. Están disponible sin receta, y las instrucciones varían según el fabricante.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »