¿Son solo dolores causados por gases o es algo más serio?

El gas es una parte normal, aunque a menudo incómoda del proceso digestivo (Ver; Gas en el tracto digestivo: Síntomas y causas). Es un subproducto de muchos de los alimentos que comemos que, en algunos casos puede conducir a una hinchazón incomoda e incluso dolorosa. Pero ¿cómo puedes saber cuándo tu dolor se trata de gas excesivo o es algo más serio?

¿Es solo gas intestinal?

Ten en cuenta que algunas personas expulsan gases más de 20 veces al día, y esto puede considerarse normal dependiendo del individuo. A menos que haya problemas subyacentes o síntomas alarmantes; como sangre en las heces, pérdida de peso, dolor abdominal, antecedentes familiares de malignidad o dificultad para tragar; probablemente no haya nada de qué preocuparse.

Mantener y revisar un diario dietético de lo que consumes podría ayudarte a identificar la fuente del problema, como alguno de los muchos alimentos que producen gases.

Aquí tienes algunos de los síntomas más comunes del gas intestinal inofensivo:

  • Sientes la necesidad de expulsar gases o eructar.
  • Obtienes alivio de la hinchazón y el dolor cuando expulsas el gas.
  • Tu dolor e hinchazón no persisten o empeoran.
  • El exceso de gases y la hinchazón mejoran cuando realizas ciertos cambios en tu dieta, como eliminar productos lácteos, reducir el consumo de fibra o limitar los alimentos con alto contenido de grasas.
  • El dolor y la hinchazón mejoran cuando ingieres menos aire, que es lo que sucede cuando, por ejemplo, masticas chicle o comes demasiado rápido.

¿Qué más puede ser?

Aunque no suele ser un signo de enfermedad grave, el exceso de gas puede ser una señal de advertencia de un problema médico subyacente. El exceso de gas puede ser un signo de anormalidad en el sistema digestivo, como la gastroparesia, por ejemplo. Además, lo que piensas que son dolores de gases, en realidad podrían ser cualquiera de una serie de problemas de salud diferentes.

A continuación, nombraremos algunas posibles causas de dolor abdominal e hinchazón:

  • Estreñimiento.
  • Intolerancia a la lactosa u otra intolerancia o alergia a los alimentos.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) o indigestión.
  • Síndrome del intestino irritable (SII).
  • Cálculos renales, cálculos biliares o inflamación de la vesícula biliar.
  • Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa (enfermedad inflamatoria del intestino).
  • Una úlcera en el tracto digestivo.
  • Apendicitis.
  • Una obstrucción en el intestino.
  • Un tumor en el abdomen.

En la mayoría de estos casos, notarás síntomas que no son solo gases e hinchazón. Por ejemplo, en el caso de la apendicitis, lo más probable es que haya cambios en el abdomen, como rigidez y sensibilidad extrema. El dolor causado por el gas no hace que el abdomen sea sensible al tacto, por lo que, si notas un dolor extremo, siempre debes buscar atención médica.

Si tu dolor, hinchazón y tus problemas de gas excesivos son persistentes, toma medidas para descubrir la causa.

Diagnosticando el problema

Te puedes realizar un examen físico y pruebas de diagnóstico para ayudar a descartar otras afecciones médicas más serias que podrían simular un dolor excesivo por gases. Si sospechas de intolerancia a la lactosa, tu médico puede programarte una prueba de aliento. Dependiendo de las causas potenciales, otras pruebas pueden incluir análisis de sangre, imágenes como rayos X o una tomografía computarizada (TC), o una endoscopia.

Tratamiento natural

Hierbas para los gases y la hinchazón

Una de las hierbas con efectos carminativos (ayudan a prevenir los gases y la hinchazón) demostrados es el jengibre.

Otras hierbas y especias que pueden proporcionar alivio de los gases incluyen:

  • Manzanilla.
  • Eneldo.
  • Hinojo.
  • Albahaca.
  • Alcaravea.
  • Comino.
  • Perejil.
  • Menta.
  • Menta verde.

Probióticos para los gases y la hinchazón

Los probióticos también pueden ayudar a la digestión y reducir el exceso de gases. Los probióticos son microorganismos vivos, en su mayoría bacterias “buenas”, similares a las bacterias que se encuentran en el intestino humano. Están disponibles como suplementos dietéticos y en algunos alimentos, entre estos:

  • Yogur.
  • Kéfir.
  • Tempeh.
  • Kimchi.
  • Chucrut.

Cambios en el estilo de vida que te pueden ayudar

Unos pocos cambios en tu rutina diaria y en tus hábitos pueden aliviar el gas y la hinchazón:

  • Come despacio y mastica bien la comida.
  • Come comidas más pequeñas, con mayor frecuencia.
  • Siéntate derecho después de las comidas.
  • Camina después de las comidas.
  • Bebe bebidas a temperatura ambiente.

El gas excesivo ocasional es normal, sin embargo, si continúa siendo un problema a pesar de los ajustes dietéticos y remedios caseros, es una buena idea consultar a un médico.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »