Cómo evitar la hinchazón después de comer

Después de una comida maravillosa, estás listo para relajarte y pasar el resto del día. Pero luego sucede que tus pantalones se sienten apretados, y tu estómago se siente el doble de su tamaño normal. Además de eso, incluso puedes experimentar calambres, gases y eructos. Todos estos son signos posibles de hinchazón.

Aunque algunas condiciones de salud subyacentes a veces causan hinchazón, es una ocurrencia común que puede corregirse con cambios en tus hábitos alimenticios. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a evitar esos incómodos episodios de hinchazón.

1. Conoce los alimentos desencadenantes más comunes

Los carbohidratos, las grasas y las proteínas pueden ser factores desencadenantes de la hinchazón. Sin embargo, ciertos alimentos pueden ser peores que otros, y los problemas digestivos varían de persona a persona. Los desencadenantes de hinchazón comunes incluyen:

  • Manzanas.
  • Frijoles.
  • Vegetales crucíferos como el brócoli, la coliflor y la col.
  • Productos lácteos.
  • Lechuga.
  • Cebollas.
  • Duraznos y peras.

No tienes que evitar estos alimentos por completo. En su lugar, intenta comer a una cantidad prudencial a la vez y reduce la cantidad que comes si te causan hinchazón.

2. Cuida tu ingesta de fibra

Los alimentos con fibra como granos integrales, frijoles y legumbres pueden ser una causa común de hinchazón. Si bien estos alimentos son más saludables que sus homólogos refinados, su contenido alto en fibra conduce a la hinchazón en algunas personas.

La fibra es una parte importante de una dieta saludable para el corazón, pero debes aumentar gradualmente la cantidad que comes. Por ejemplo, en lugar de cambiar de granos blancos refinados a granos enteros a la vez, intenta reemplazar un grano a la vez, para ver cómo reacciona tu cuerpo.

3. Guarda el salero

Por ahora, debes saber que comer demasiada sal puede causar una serie de problemas de salud a largo plazo, incluida la presión arterial alta. En el corto plazo, una comida extra salada puede llevar a la retención de agua, lo que causa hinchazón.

Puedes evitar el exceso de sodio en tu dieta usando especias en lugar de sal y reduciendo la cantidad de alimentos procesados y envasados que consumes.

4. Evita los alimentos grasos

Aquí hay otro inconveniente de las comidas altas en grasa: tu cuerpo tarda más en procesarlas. La grasa se mueve lentamente a través del tracto digestivo, y esto puede causar hinchazón. Esto explica por qué tu estómago se siente como si quisiera romperse después de una comida grande y grasosa.

Sin embargo, no todas las grasas son iguales, y la digestión puede ser diferente entre las grasas trans, saturadas e insaturadas. Presta atención a los tipos de grasa que pueden causarte problemas. Si los alimentos fritos, que tienen grasas saturadas y trans, tienden a causarte problemas, prueba con una grasa insaturada más saludable, como el aguacate o nueces y semillas.

Limitar la ingesta de alimentos fritos, procesados y refinados puede ayudarte con la digestión y la salud en general.

5. Limita las bebidas carbonatadas

El agua carbonatada y los refrescos son los principales culpables de la hinchazón en el mundo de las bebidas. A medida que consumes estas bebidas, el gas de dióxido de carbono se acumula en tu cuerpo. Esto puede conducir rápidamente a la hinchazón, especialmente si los tomas rápidamente. El agua pura es tu mejor opción.

6. Come despacio

Es posible que tengas la costumbre de engullir tu comida, especialmente si estás apurado. También tragas aire cuando haces esto, lo que puede llevar a la retención de gas.

Puedes vencer la hinchazón tomándote tu tiempo para comer. Comer más despacio también puede reducir la ingesta total de alimentos, ayudándote a perder peso.

7. Sal a caminar

No se puede negar los beneficios del ejercicio para tu salud y bienestar general. Como ventaja adicional, hacer ejercicio también puede reducir la acumulación de gas que contribuye a la hinchazón. Una caminata corta puede aliviar la hinchazón después de una comida.

8. Prueba un suplemento anti-gas

Las enzimas digestivas ayudan a descomponer los alimentos y absorber los nutrientes. Un ejemplo es el suplemento antigás a-galactosidasa, que ayuda a prevenir la acumulación de gas de ciertos alimentos. Si bien generalmente se anuncian para evitar eructos y flatulencias, estas píldoras también pueden aliviar la hinchazón. Dependiendo de la marca, puedes tomar estos suplementos diariamente o según sea necesario antes de las comidas, según las indicaciones del médico.

Existen muchas otras enzimas digestivas, como la amilasa, la lipasa y la proteasa, que también puedes tomar. Estos ayudan a descomponer los carbohidratos, las grasas y las proteínas y se pueden encontrar por separado o combinados en las farmacias.

Además, los suplementos probióticos pueden ayudar a regular las bacterias buenas en tu intestino, lo que puede disminuir la hinchazón.

Cuando los cambios en el estilo de vida no ayudan

La hinchazón suele ser la respuesta natural de tu cuerpo a ciertos alimentos o hábitos. Pero cuando la hinchazón no se alivia con los cambios en la dieta, puede ser hora de abordar el problema con tu médico. Este es especialmente el caso si la hinchazón se acompaña de calambres severos y defecaciones anormales. Los posibles problemas de salud subyacentes incluyen:

  • Enfermedad de Crohn.
  • Alergias a los alimentos.
  • Síndrome del intestino irritable (SII).
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad celíaca.
  • Sensibilidad al gluten.

No tienes que aguantar la hinchazón para siempre. Recuerda que determinar la causa eventualmente te ayudará a prevenir episodios de hinchazón en el futuro. Trabaja con un dietista si necesitas ayuda adicional para encontrar los alimentos o suplementos adecuados para ayudar a aliviar la hinchazón.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »