¿Tus hábitos alimenticios pueden causarte estreñimiento?

Generalmente desarrollamos la mayoría de nuestros hábitos y patrones alimenticios desde niños. Cuando somos adultos no nos damos cuenta de que esos hábitos pueden estar equivocados o tal vez no son correctos para nosotros. Simplemente se han convertido en una segunda naturaleza.

Todos somos diferente. Para algunos esa regla estándar de comer tres comidas al día o comenzar el día con un buen desayuno no funciona. No hay reglas fijas o universales en cuanto a cómo y cuándo debemos comer, pero encontrar lo que es bueno para nuestro sistema digestivo es parte fundamental de la salud y el bienestar general.

Demasiado ocupado para comer

Uno de los problemas más comunes que existe en cuanto a hábitos alimenticios es no comer durante largos períodos de tiempo, ya sea porque no sienten hambre, están preocupados por su peso o porque están demasiado ocupados en el trabajo y se olvidan de comer. Luego durante la noche sienten que mueren literalmente de hambre y necesitan una gran comida para compensar. Aquí es donde surge el problema y se crean las bases para el estreñimiento.

Comer en exceso pone una tensión increíble en tu cuerpo y aún más importante, en tu sistema digestivo. Cuando el cuerpo no recibe suficientes alimentos entra en un modo de hambre y retrasa naturalmente ciertas funciones, como la digestión, para conservar la energía que se necesita en órganos importantes como el corazón, el cerebro y los músculos. Por tanto cuando comes después de un largo período de ayuno, pones mucha tensión sorpresiva en una parte sensible de tu cuerpo. Cuando eso sucede no hay suficientes jugos digestivos para descomponer los alimentos, ya que su producción se ha ralentizado. Como resultado los alimentos se quedan sin digerir en el estómago, haciendo que te sientas incómodo e hinchado. Con el tiempo la comida pasa a través de los intestinos, pero parcialmente digerida. Esto puede conducir a problemas de estreñimiento debido al mayor volumen que han alcanzado las heces y su escaso movimiento a lo largo de los intestinos.

¿Qué puedo hacer para mejorar mis hábitos alimenticios?

Para empezar, aprende a escuchar lo que dice tu cuerpo. Al principio esto puede ser difícil porque algunas enfermedades o hábitos parecen completamente “normales”. Después de todo has vivido con ellos durante mucho tiempo.

Quiz: ¿Es el estreñimiento tu problema?

Realiza este cuestionario y descubre cuándo el estreñimiento es realmente un problema.
> Sí, quiero saber >

Mantener un diario de alimentos es una gran manera de empezar a prestar atención a los patrones alimenticios. En un pedazo de papel comienza a escribir todo lo que comes, a qué hora del día comes y cualquier síntoma que presentes (estreñimiento, sensación de cansancio, irritabilidad, etc.). Mantén este registro durante al menos cinco días, después de ese tiempo notarás cómo los patrones han comenzado a surgir. Por ejemplo que siempre sufres de estreñimiento el día después de comer una gran cantidad de pan blanco, o que has estado tomando demasiada cafeína (también puede causar estreñimiento por la deshidratación).

A partir de ahí podrás comenzar a hacer ajustes, como disminuir el consumo de ciertos alimentos sospechosos de causar estreñimiento u otros síntomas. Debes cambiar una sola cosa a la vez para supervisar cómo te sientes y si hay alguna diferencia. Esto te ayudará a localizar los desencadenantes exactos de tu estreñimiento.

Haz un esfuerzo consciente para comer con regularidad. Establece un recordatorio en el teléfono si es necesario. No importa si solo comes una pieza de fruta o un puñado de frutos secos, esto será suficiente para mantener tu sistema digestivo en funcionamiento hasta que llegue la hora de sentarte y disfrutar de una comida adecuada.

Cuando comas, asegúrate de que no sea un plato enorme y dedica el tiempo necesario para masticar bien. De esta forma permitirás que tu organismo procese el hecho de estar comiendo (se necesitan unos 20 minutos para que la señal llegue al cerebro), y además la comida bien masticada facilitará la digestión  en el estómago, previniendo el estreñimiento u otros problemas digestivos.

No dejes de beber agua. Es importante mantenerse hidratado, ya que tener un sistema digestivo “seco” sólo empeorará las cosas.

libroIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!