Estreñimiento durante el embarazo: Síntomas, dieta, y consejos para aliviarte

El estreñimiento es una dolencia que las mujeres embarazadas sufren regularmente. Esta condición molesta tiende a comenzar tan pronto como aumentan los niveles de progesterona, alrededor del segundo al tercer mes de embarazo, y puede empeorar a medida que progresa el embarazo y el útero comienza a crecer.

¿Qué causa el estreñimiento durante el embarazo?

Como ocurre con muchos otros síntomas del embarazo, las hormonas son las causantes del estreñimiento. La progesterona hace que los músculos de los intestinos se relajen, permitiendo que los alimentos permanezcan por más tiempo en el tracto digestivo. Lo positivo es que dispones de un tiempo adicional para que los nutrientes se absorban en el torrente sanguíneo y alcancen al bebé. El inconveniente es que terminas con un atasco de materia fecal. Y por si fuera poco, tu útero en expansión también ocupa el espacio que normalmente era ocupado por tu intestino, obstaculizando su actividad habitual.

¿Qué puedo hacer con el estreñimiento cuando estoy embarazada?

No tienes que resignarte a nueve meses de miseria. Existen varias tácticas para combatir la congestión del colon (todo mientras previenes las hemorroides, un efecto secundario común del estreñimiento):

  • Contraataca con fibra. Los alimentos ricos en fibra te ayudarán a eliminar las heces; apunta a 25 – 35 gramos por día. Verifica las etiquetas de los alimentos si así lo deseas, pero no es necesario hacer los cálculos. En su lugar, concéntrate simplemente en comer cereales y panes integrales, legumbres (guisantes y frijoles), frutas y verduras frescas (crudas o ligeramente cocinadas, preferiblemente con la piel restante) y frutos secos.
  • Aléjate de los alimentos refinados. Evita los granos refinados (pan blanco, arroz blanco, cereales refinados y pasta), que tienden a empeorar las cosas.
  • Bebe muchos líquidos. Al beber de 12 a 13 vasos llenos de líquidos (agua, jugos de fruta vegetales y caldo) todos los días, tus heces serán más suaves y fáciles de pasar. También puedes recurrir a líquidos tibios, la clásica bebida de agua caliente y limón, para ayudarte a estimular el peristaltismo (las contracciones intestinales que te ayudan a expulsar los desechos). El jugo de ciruela es una buena opción para los casos realmente difíciles, ya que es un laxante suave pero efectivo.
  • No comas demasiado. Las comidas grandes pueden sobrecargar tu tracto digestivo, lo que hace que las cosas empeoren. Intenta comer seis mini comidas al día en lugar de tres comidas grandes.
  • Ve cuando tengas que ir. Aguantar las ganas de ir al baño puede debilitar los músculos que controlan los intestinos y provocar estreñimiento, por lo tanto, intenta ir cuando sea necesario.
  • Ten cuidado con tus suplementos y medicamentos. Irónicamente, muchos de los suplementos y medicamentos que mejoran la salud de las mujeres embarazadas (vitaminas prenatales, suplementos de hierro y calcio y antiácidos) pueden exacerbar el estreñimiento. Por lo tanto, consulta con tu médico acerca de las alternativas (como los suplementos de hierro de liberación lenta) o ajustes en las dosis hasta que mejore tu situación. También puedes preguntarle a tu médico acerca de tomar suplementos de magnesio para ayudarte a combatir el estreñimiento. Tomarlo por la noche puede relajar los músculos adoloridos y ayudarte a dormir mejor también.
  • Consume suficientes probióticos. El probiótico acidophilus, que se encuentra en los yogures con cultivos activos, estimula a las bacterias intestinales a descomponer los alimentos para que las cosas entren en movimiento. También puedes pedirle a tu médico que te recomiende un buen suplemento probiótico en cápsulas, masticables o en polvo que puedas agregar a los batidos.
  • Haz ejercicio. El ejercicio regular durante el embarazo estimula las deposiciones regulares. Incluso caminar durante 10 minutos puede poner movimiento a tu colon, así que asegúrate de estar recibiendo la cantidad recomendada de ejercicio aprobado por tu médico.
  • Haz tus ejercicios de Kegel. Los ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo pueden ayudarte a mantenerte libre de estreñimiento si los practicas regularmente.
  • Aléjate de los laxantes estimulantes. No todos los laxantes y ablandadores de heces son seguros para usar durante el embarazo. Habla con tu médico antes de tomar cualquier medicamento o remedio para el estreñimiento.

Si estos cambios de estilo de vida no son suficientes, te recomiendo leer; 18 Remedios caseros para el Estreñimiento en el Embarazo.

¿Se puede prevenir el estreñimiento durante el embarazo?

Los hábitos alimenticios saludables y el ejercicio regular fomentan un sistema digestivo rápido, que puede ayudar a prevenir el estreñimiento durante el embarazo. El consumo de alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, granos integrales, frijoles), beber suficiente agua y mantenerse activo pueden combinarse para prevenir el estreñimiento al contrarrestar la desaceleración digestiva natural del embarazo.

¿Cuánto dura el estreñimiento durante el embarazo?

Para algunas mujeres, el estreñimiento dura todo el embarazo, y se recrudece a medida que aumentan los niveles de progesterona. Sin embargo, si cambias tus hábitos de alimentación y ejercicio, puedes reducir tus niveles de estreñimiento paulatinamente. Puedes tomar medidas para combatir el estreñimiento en cualquier momento durante tu embarazo.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »