Estreñimiento

El estreñimiento tiene diferentes significados para diferentes personas. Para muchos, simplemente significa evacuaciones poco frecuentes, sin embargo, para otros el estreñimiento significa heces duras, dificultad para expulsarlas o la sensación de una evacuación incompleta.

La causa de cada una de estas molestias probablemente sea diferente y el enfoque de tratamiento deberá adaptarse al tipo específico de estreñimiento. Por lo general, esta condición se define como menos de tres evacuaciones por semana, menos de un movimiento intestinal por semana se considera estreñimiento grave.

Síntomas

Estreñimiento

Los síntomas de estreñimiento más comunes son:

  • Movimientos intestinales menos frecuentes de lo normal (generalmente, menos de 3 evacuaciones por semana)
  • Heces que son difíciles o dolorosas para pasar
  • Dolor, gases o hinchazón abdominal

Sin embargo, los síntomas pueden variar según el tipo de estreñimiento. Sigue leyendo en: ¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento?

Tipos

Estreñimiento primario. El estreñimiento funcional o primario se puede dividir en tres tipos: estreñimiento de tránsito lento, disfunción del piso pélvico y estreñimiento de tránsito normal.

  • Estreñimiento de tránsito lento. En este tipo de estreñimiento, el movimiento intestinal se reduce y el tiempo de tránsito (tiempo que tarda la comida en pasar desde el principio hasta el final del tracto digestivo) aumenta. Los síntomas de estreñimiento por tránsito lento pueden incluir movimientos intestinales poco frecuentes, distensión abdominal e incomodidad abdominal.
  • Disfunción del piso pélvico. En este tipo de estreñimiento, la descoordinación de la musculatura del piso pélvico da como resultado una contracción anal inapropiada, una falla de la relajación anal o una propulsión ineficaz de las heces. Los síntomas de este tipo de estreñimiento incluyen esfuerzo para defecar, heces blandas que no pasan fácilmente y malestar en el recto. Es menos probable que este tipo de estreñimiento responda a las terapias médicas tradicionales.
  • Estreñimiento de tránsito normal. Las personas con estreñimiento de tránsito normal incluso pueden tener evacuaciones intestinales diarias, sin embargo, se describen como estreñidas debido a una persistente sensación de evacuación difícil, con heces duras y distensión abdominal. Este tipo de estreñimiento puede estar asociado con una angustia psicosocial elevada. El estreñimiento de tránsito normal es el tipo más común de estreñimiento crónico.

Estreñimiento secundario. El estreñimiento secundario puede ser causado por trastornos metabólicos; como el hipotiroidismo, problemas neurológicos; como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple y las lesiones de la médula espinal, enfermedad celíaca y enfermedades del intestino grueso como el cáncer de colon y la enfermedad diverticular. Varios medicamentos también pueden causar estreñimiento secundario.

Causas

Entre los causantes del estreñimiento se encuentran:

HábitosLas evacuaciones, por lo general, son de control voluntario y las personas pueden suprimir la necesidad de “ir al baño” durante largos períodos de tiempo. Aunque en ocasiones es apropiado suprimir esta necesidad fisiológica, hacerlo con frecuencia puede conducir a la desaparición de los impulsos y resultar en el estreñimiento.

Dieta y alimentaciónLa fibra es imprescindible para la salud general del organismo y para el buen funcionamiento intestinal. Una dieta baja en fibra puede causar estreñimiento, de ahí la importancia de incluir alimentos ricos en fibra, como las frutas, verduras y granos enteros en la dieta diaria para evitar tales complicaciones.

Medicamentos. Una causa que frecuentemente se pasa por alto es la medicación. Los medicamentos ofensivos más comunes incluyen:

  • Los analgésicos narcóticos como la codeína (Tylenol), la oxicodona (Percocet) y la hidromorfona (Dilaudid)
  • Los antidepresivos como la amitriptilina (Elavil, Endep) y la imipramina (Tofranil)
  • Los anticonvulsivos como la fenitoína (Dilantin) y carbamazepina (Tegretol)
  • Los suplementos de hierro
  • Los antagonistas del calcio como diltiazem (Cardizem) y nifedipino (Procardia)
  • Los antiácidos que contienen aluminio, tales como la suspensión de hidróxido de aluminio (Amphojel) y carbonato de aluminio (Basaljel)

LaxantesUna de las causas del estreñimiento severo es el uso excesivo de laxantes estimulantes, ya que estos se asocian con el daño a los nervios y los músculos del colon.  La mayoría de los expertos recomiendan utilizar los laxantes estimulantes solo como último recurso, después que los tratamientos no estimulantes hayan fracasado.

Trastornos hormonales. Las hormonas también pueden afectar los movimientos intestinales. Por ejemplo:

  • Muy poca hormona tiroidea (hipotiroidismo) y demasiada hormona paratiroidea (niveles elevados de calcio en la sangre) pueden causar estreñimiento.
  • Durante la menstruación, los niveles de estrógeno y progesterona son altos y pueden causar estreñimiento, sin embargo, esto no suele ser un problema prolongado.
  • Los altos niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo pueden causar estreñimiento.

Enfermedades que afectan el colon. Existen enfermedades que pueden afectar la función de los músculos y / o nervios del colon. Estas incluyen la diabetes, la esclerodermia, la obstrucción intestinal, enfermedad de Hirschsprung y la enfermedad de Chagas. Por otra parte, el cáncer o estrechamiento (estenosis) de esta área pueden bloquear el colon e igualmente causar una disminución en el flujo de las heces.

Enfermedades del sistema nervioso central. Algunas enfermedades del cerebro y la médula espinal pueden causar estreñimiento, incluyendo la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple y las lesiones de la médula espinal.

Inercia colónicaLa inercia colónica es una condición en la que los nervios y / o músculos del colon no funcionan normalmente. Como resultado, el contenido del colon no es impulsado a través del mismo como de costumbre. Esta enfermedad también puede ser el resultado del uso crónico de laxantes estimulantes.

Disfunción del suelo pélvico. La disfunción del suelo pélvico se refiere a una condición en la que los músculos de la pelvis baja que rodean el recto, no funcionan normalmente. Estos músculos son cruciales para la defecación y no se sabe por qué no funcionan correctamente en algunas personas, pero lo que sí es cierto es que pueden dificultar el paso de las heces, aun cuando todo lo demás esté normal.

Continúa en: Otras 13 causas del estreñimiento (poco conocidas).

Diagnóstico

Además del estudio de la historia clínica y el examen físico del paciente con estreñimiento existen algunas pruebas que pueden utilizarse para evaluar este problema:

Historia clínica. El estudio de la historia clínica de un paciente con estreñimiento tiene importancia crítica, pues le permite al médico definir el tipo de estreñimiento. Esto, a su vez, indicará el tratamiento a seguir. Por ejemplo, si la defecación es dolorosa, el médico deberá buscar problemas anales, como el estrechamiento del esfínter o una fisura anal.

Examen físico. Un examen físico puede identificar enfermedades, como la esclerodermia, que pueden causar el estreñimiento

Los análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden ser apropiados en la evaluación de pacientes con estreñimiento. Más específicamente, los análisis de la hormona tiroidea para detectar el hipotiroidismo, y los análisis de calcio para descubrir un exceso de la hormona paratiroidea.

Rayos X de la zona abdominal. Por lo general las grandes cantidades de heces acumuladas en el colon pueden ser visualizadas en las radiografías del abdomen. Mientras más heces se observen, más grave es el estreñimiento.

Enema de bario. Un enema de bario es un estudio de rayos X en el que se inserta bario líquido a través del ano para llenar el recto y el colon. El bario delinea el colon en las radiografías y define la anatomía normal o anormal del colon y el recto. Entre las anormalidades que pueden ser detectadas con esta prueba se encuentran los tumores y estrechamientos (estenosis).

Estudios de tránsito del colon. Los estudios de tránsito del colon son estudios simples de rayos X que determinan el tiempo en el que los alimentos viajan a través de los intestinos.

Defecografía. Una defecografía es una modificación del examen con enema de bario. Para este procedimiento, se inserta una pasta de bario espesa en el recto del paciente a través del ano. Las radiografías entonces se toman mientras el paciente defeca el bario. El bario delinea claramente el recto y el ano, demostrando los cambios que se producen en los músculos del suelo pélvico durante la defecación. De esta forma, esta técnica examina el proceso de defecación y proporciona información acerca de las anormalidades anatómicas del recto y los músculos del suelo pélvico durante esta actividad.

Estudios de la función ano-rectal. Los estudios de la función ano-rectal complementan las pruebas de defecografía y proporcionan una evaluación de la función de los músculos y los nervios del ano y el recto. Para los estudios de motilidad ano-rectal, se inserta un tubo flexible a través del ano y el recto. Unos sensores ubicados dentro del tubo miden las presiones generadas por los músculos del ano y el recto, mientras el paciente realiza varias maniobras sencillas como apretar voluntariamente los músculos anales. Este tipo de estudio puede ayudar a determinar si los músculos del ano y el recto están trabajando normalmente, ya que cuando su función se deteriora, se obstruye el flujo de las heces, provocando de este modo una condición similar a la disfunción del suelo pélvico.

Defecografía por resonancia magnética. La prueba más reciente de evaluación del estreñimiento y sus trastornos es la defecografía por resonancia magnética y es similar a la defecografía de bario, sin embargo, se utilizan las imágenes de resonancia magnética en lugar de rayos X para proporcionar imágenes del recto durante la defecación.

Estudios de motilidad del colon. Los estudios de la motilidad del colon son similares a estudios de motilidad ano-rectal.

Tratamiento

El tratamiento para el estreñimiento dependerá de:

  • qué está causándolo
  • qué tan severo es
  • cuánto tiempo has estado estreñido

El tratamiento para el estreñimiento puede incluir:

Cambios en la alimentación, la dieta y la nutrición como: Beber líquidos durante todo el día, consumir más frutas y vegetales, incrementar el consumo de fibra

Cambios de ejercicio y estilo de vida como: hacer ejercicio todos los días, defecar a la misma hora todos los días, darse suficiente tiempo para evacuar, usar el baño tan pronto como sientas la necesidad de defecar.

Medicamentos de venta libre si estás haciendo las cosas bien y todavía estás estreñido. Los laxantes de venta libre vienen en muchas formas, incluyendo líquidos, tabletas, cápsulas, polvos y gránulos y pueden ser: laxantes formadores de masa, laxantes osmóticos, ablandadores de heces, laxantes lubricantes o laxantes estimulantes

Si los medicamentos de venta libre no alivian los síntomas, el médico puede recetar uno de los siguientes medicamentos por receta: activador del canal de cloruro y guanilato ciclasa-C agonista.

Si existen problemas con los músculos que controlan las deposiciones, el médico puede recomendar la terapia de biorretroalimentación para volver a entrenar los músculos

Es posible que necesites cirugía para tratar un bloqueo anorrectal causado por un prolapso rectal si otros tratamientos no funcionan. También es posible que necesites cirugía para extirpar el colon si los músculos del mismo no funcionan correctamente. El médico puede informarte sobre los beneficios y riesgos de la cirugía.

Laxantes para el estreñimiento

Existen diferentes tipos de laxantes para combatir la constipación y cada uno tiene beneficios específicos y posibles efectos secundarios.

Agentes formadores de masa (fibra). La fibra es el laxante que la mayoría de los médicos recomiendan para el estreñimiento normal y de tránsito lento. La fibra funciona al aumentar el contenido de agua y el volumen de las heces, lo que ayuda a moverlas más rápidamente a través del colon. Al tomar suplementos de fibra, es esencial beber suficiente agua para minimizar la posibilidad de flatulencias y una posible obstrucción. Las personas que aumentan su consumo de fibra pueden sufrir calambres abdominales, distensión abdominal o gases. Además, la fibra puede reducir la absorción de algunas drogas por parte del cuerpo, por lo tanto, tómese siempre sus medicamentos al menos una hora antes, o dos horas después, del consumo de fibra.

Laxantes lubricantes. Como su nombre lo indica, los laxantes lubricantes hacen que las heces sean resbaladizas. El aceite mineral dentro de estos productos agrega una capa lisa a las paredes del intestino y evita que las heces se sequen. Aunque es muy efectivo, los laxantes lubricantes se usan mejor como una cura a corto plazo para el estreñimiento pues pueden absorber las vitaminas liposolubles del intestino y disminuir la absorción total de ciertos medicamentos en el cuerpo.

Laxantes emolientes (ablandadores de heces). Los laxantes emolientes contienen una sustancia que ayuda a “mojar” y ablandar las heces. Estos laxantes pueden requerir una semana o más para hacer efecto, y con frecuencia los usan quienes están recuperándose de una cirugía, las mujeres que acaban de dar a luz o las personas con hemorroides.

Laxantes osmóticos e hiperosmolares. “Cuanto más húmedo mejor”, es la misión del laxante osmótico. Los laxantes osmóticos son agentes hidratantes que extraen fluidos hacia el intestino. Más agua en el intestino da como resultado deposiciones más blandas y más fáciles de pasar. Es imperativo beber mucha agua con los laxantes osmóticos, no solo para que el laxante sea efectivo, sino también para disminuir la posibilidad de gases y calambres.

Guantelato Cyckase-C Agonista Laxitivos. Este tipo de laxante ayuda a combatir el estreñimiento aumentando la cantidad de agua en las heces y aumentando el movimiento gastrointestinal. No se recomienda para pacientes menores de seis años. Si bien es eficaz en la promoción de la función intestinal regular, conlleva el riesgo de diarrea y los pacientes pediátricos pueden desarrollar deshidratación severa.

Laxantes estimulantes. Este tipo de laxante de acción rápida funciona estimulando el revestimiento del intestino, lo que acelera el viaje de las heces a través del colon. Los laxantes estimulantes también aumentan la hidratación de las heces. Nota: Este tipo de laxante puede debilitar la capacidad natural del cuerpo para defecar y causar dependencia de laxantes, también pueden causar cólicos y diarrea.

Usa laxantes de forma segura y con moderación

  • Cuando uses un laxante para curar el estreñimiento ocasional, recuerdea estos consejos:
  • Si necesitas usar laxantes para ser “regular”, primero usa fibra.
  • Bebe líquidos y mantente bien hidratado cuando uses laxantes. Evita el uso regular de laxantes estimulantes. Algunos pueden limitar la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina D y el calcio.
  • Si el problema con el estreñimiento continúa, consulta a un médico. El estreñimiento puede ser una señal de advertencia de un problema más grave, como cáncer de colon, diabetes o hipotiroidismo.

Remedios caseros para el estreñimiento

Agua. Puede parecer simple, pero mantenerse hidratado es el mejor remedio casero para el estreñimiento pues, facilita la digestión y ayuda a la función muscular. Cuando el cuerpo recibe suficiente agua, el sistema digestivo puede procesar los nutrientes y mover los desechos sin problemas. Los músculos intestinales también son más eficientes y pueden mantener las cosas en movimiento. En términos generales, debes dividir tu peso corporal en libras por la mitad y beber la misma cantidad de agua (en onzas). Si pesas 150 libras, entonces debes beber 75 onzas por día. Es posible que deba modificar esto en función de tu nivel de actividad.

Jugo de ciruelas pasas. Apuesto a que probablemente esperabas este remedio en la lista. Las ciruelas pasas son ricas en fibra y sorbitol, un carbohidrato que el cuerpo digiere lentamente. A medida que la fibra y el sorbitol se mueven a lo largo de los intestinos, recogen agua que suaviza la materia fecal. Comienza con un vaso de 8 onzas de jugo de ciruelas pasas, o 2 o 3 ciruelas pasas para lograr un alivio rápido.

Café. El café, especialmente el café tostado oscuro, estimula la digestión y contiene fibra, aceite y agua, todo lo cual ayuda a mantener los intestinos en movimiento. Una taza, o dos, harán el truco. No se recomiendan más de dos tazas pues, la cafeína excesiva puede causar deshidratación y empeorar la constipación.

Aceite de oliva. Toma una cucharada de aceite de oliva antes del desayuno por la mañana. Como un aceite denso en nutrientes, estimula el tracto digestivo, lubrica los intestinos y proporciona protección antioxidante al mismo tiempo.

Probióticos. Las cepas probióticas de Lactobacillus y Bifidobacterium, existentes en el yogur y el kéfir, estimulan los intestinos, lo que se traduce en una evacuación más fácil. Se ha observado una mayor frecuencia, una mejor consistencia de las heces y un menor tiempo de tránsito digestivo en las personas que consumen probióticos.

Legumbres (Frijoles). La fibra contenida en los frijoles y legumbres mantiene las heces blandas y estimula la función intestinal.

Alimentos ricos en magnesio. El magnesio es esencial para la salud muscular y la peristalsis (el movimiento de los alimentos a lo largo del tracto digestivo). El bajo consumo de magnesio se ha asociado con una mayor incidencia de estreñimiento. Las verduras de hoja verde como la espinaca, las nueces y el pescado son ricas en magnesio.

Bicarbonato y agua tibia. Mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio en un cuarto de taza de agua tibia, esta mezcla ha sido utilizada tradicionalmente para aliviar el dolor y la presión asociados con el estreñimiento. Cuanto más rápido la bebas, mejor parece funcionar.

Ejercicio. El movimiento estimula la salud muscular y la digestión, por lo que dar un paseo después de comer puede ayudar a que las cosas se muevan. Para casos de estreñimiento ocasional, los ejercicios del piso pélvico han demostrado ser más efectivos que los laxantes. El yoga, pilates e incluso correr pueden alentar el movimiento de las heces a lo largo del tracto intestinal.

Otras hierbas. La semilla de lino, el psyllium y la alholva son generalmente las hierbas recomendadas cuando se trata de combatir el estreñimiento. Las hierbas purgantes como el sen, el aloe vera y el espino amarillo también son eficaces cuando se trata de aliviar el estreñimiento; pero recuerda, estas hierbas son solo para uso a corto plazo.

Continúa en: 12 Remedios caseros para aliviar el Estreñimiento rápido.

Alimentos para el estreñimiento

Aquí tienes los alimentos más ricos en fibra y estimulantes digestivos para ayudarte a combatir el estreñimiento.

Legumbres. Este grupo de verduras, que incluye a los frijoles, lentejas y guisantes, está lleno de beneficios para la salud. Solo media taza de frijoles puede agregar entre seis y 15 gramos de fibra a tu dieta.

Brócoli. ¡Una taza de brócoli cocido contiene 5 gramos y medio de fibra!

Avena (y otros granos enteros). La avena está llena de fibra soluble, lo que ayuda a disolver el agua, suavizar las heces y facilitar su paso a través de los intestinos. También contienen fibra insoluble, lo que aumenta el volumen de las heces y ayuda a que todo se mueva.

Espinacas. Las espinacas estás repletas de fibra (una taza de espinaca cocida tiene cuatro gramos de fibra) y además contiene magnesio, un mineral laxante que puede ayudar a mover las heces.

Nueces. Además de ser una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, ¡media taza de almendras enteras aportan casi nueve gramos de fibra!

Semillas de chía y las semillas de lino. Las semillas de chía y de lino son una manera fácil de agregar más fibra a la dieta. Dos cucharadas de semillas de chía contienen cinco gramos adicionales de fibra, mientras que la misma cantidad de semillas de lino molidas agregan alrededor de cuatro gramos. Rocía una cucharada de cada una en tu batido de frutas, avena o yogur, o úsalas como aderezo para ensaladas si estás estreñido.

Bayas. La mitad de una taza de moras o frambuesas contiene aproximadamente cuatro gramos de fibra.

Peras. Las peras son una de las frutas más fibrosas, por lo que agregarlas a la dieta es otra forma de aliviar la constipación. Una pera mediana, con la piel, te aportará cinco gramos y medio de fibra.

Manzanas. Una manzana pequeña, con la piel, contiene 3,6 gramos de fibra, y la mayor parte es fibra insoluble, que actúa como un laxante natural.

Frutas deshidratadas. Las ciruelas pasas son ricas en fibra (una media taza tiene alrededor de seis gramos) y contienen sorbitol y fructano, azúcares naturales que tienen un efecto laxante rápido. ¿No te gustan las ciruelas pasas? Prueba higos o albaricoques deshidratados en su lugar.

Continúa en: Los 37 alimentos más ricos en Fibra.

Prevención

Las claves para prevenir el estreñimiento son bastante simples. Debes beber cantidades adecuadas de agua. Seis a ocho vasos al día es una buena regla.

Además, ingiere suficiente fibra al consumir frutas, vegetales y granos. La fibra es fundamental, porque la mayoría de nuestras heces están compuestas de bacterias, y la fibra le proporciona a las bacterias un medio para crecer…Suena extraño, pero esta interacción da como resultado un mayor volumen de heces y una mejor función intestinal.

Además, asegúrate de hacer ejercicio regularmente.

Otros temas de interés…

Respuestas rápidas a preguntas frecuentes

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »