Beneficios de los remedios naturales en lugar de laxantes para el estreñimiento

¿Estás utilizando laxantes, pero sientes que te gustaría usar algo natural? ¿Estás lidiando con el estreñimiento y piensas en usar laxantes, pero no estás seguro? Sigue leyendo porque este artículo puede interesarte.

Los problemas con el uso de laxantes

En general puede decirse que si los laxantes se utilizan con sensatez pueden ser muy útiles contra el estreñimiento. Pero su uso a largo plazo puede causar efectos secundarios perjudiciales.

Hay algunas situaciones en las que realmente se necesitan laxantes, por ejemplo después de ciertas cirugías en las que tener estreñimiento podría conducir a otros problemas. En estos casos, los médicos tienden a prescribirlos para evitar otras complicaciones. Sin embargo oficialmente se recomienda no tomar laxantes durante más de 1 semana.

La cuestión preocupante es que algunas personas con estreñimiento crónico utilizan laxantes diariamente y a largo plazo. O peor aún, hay quienes los usan para bajar de peso, especialmente personas jóvenes y adolescentes con trastornos de alimentación. Esto no sólo hace que estén cada vez más delgados, también está causando daños irreversibles en su sistema digestivo.

Los posibles efectos secundarios de un uso inadecuado de laxantes incluyen calambres estomacales severos, náuseas, diarrea, sangrado rectal, desmayos debido a la deshidratación y desequilibrio electrolítico (pérdida de calcio, potasio y sodio). Por tanto, puede conducir a la fatiga muscular, cambios mentales, calambres y latido irregular del corazón.

Un efecto secundario muy preocupante del uso constante de laxantes como método para hacer dieta es el daño que causa al tracto gastrointestinal, que puede ser permanente. El cuerpo se habitúa a las dosis de laxantes y una vez que se detienen, los intestinos pueden retrasar y perder su capacidad para expulsar los alimentos del cuerpo. Esto se conoce como intestino perezoso y puede conducir a estreñimiento crónico severo. Las terminaciones nerviosas que rodean al intestino grueso se ven afectadas y como consecuencia, ya no responden a la estimulación. Todo esto crea un ciclo vicioso y la persona comienza a necesitar mayores dosis de laxantes para lograr un movimiento intestinal.

Los beneficios de los recursos naturales

En primer lugar, ¿qué es un remedio natural? Un remedio natural puede ser una hierba, una especia, una comida, ciertas bacterias o incluso algo físico. Algunas personas lo describen como una medicina alternativa, pero en esencia es el uso de algo que encontramos de forma natural en lugar de algo químico. En cuanto al estreñimiento, el principal beneficio de los remedios naturales es que son menos propensos a causar efectos secundarios de dependencia.

Veamos algunos ejemplos:

  • Una alternativa actual muy útil es un probiótico con una cepa particular de bacterias llamadas Bifidobacterum lactis BB-12®. Es la cepa de bifidobacterias más altamente investigada y se ha demostrado que previene y alivia el estreñimiento. Este es un producto que no induce dependencia ni reduce la función intestinal, ya que se basa en la bacteria que encontramos de forma natural en el intestino. Beber mucha agua y seguir otros consejos de salud natural al mismo tiempo también es importante.
  • Otra gran alternativa a los laxantes es el ejercicio. Incluso el ejercicio ligero, como caminar rápido, estimula al intestino y ayuda con las deposiciones. El ejercicio estimula el bombeo de la sangre alrededor del cuerpo y del tracto gastrointestinal, fomentando la contracción muscular y la liberación de enzimas que ayudan a ir al baño.
  • Un remedio, tal vez no tan conocido, es la melaza. Mezcle 1-2 cucharadas de melaza en una taza de agua tibia y beba esta combinación. La melaza es rica en ciertas vitaminas y minerales, especialmente magnesio, y por tanto es capaz de aliviar la constipación. Las sales de Epsom también son un remedio natural muy útil. Añada 2 cucharadas de sal de Epsom a 1 taza de jugo de fruta o agua. Revuelva bien y beba. Si al cabo de 4 horas no hay ninguna señal de movimiento intestinal, repita la dosis. Tomarse un vaso de agua tibia en ayunas puede hacer milagros para mover y activar un intestino perezoso.
  • No olvides hacer cambios en tu dieta. Ahora es muy importante que aumentes tu consumo de fibra, ya sea mediante frutas, vegetales o granos enteros. Las frutas como el kiwi y las ciruelas son muy conocidas por su capacidad de aliviar el estreñimiento.

Antes de recurrir al uso de laxantes, prueba con todos estos remedios. Son eficaces, sencillos y seguros para tu salud.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “40 remedios para el estreñimiento”. Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer:

  • Por qué padeces de estreñimiento
  • Cuándo, y cuándo no, estás estreñido
  • 40 remedios naturales y caseros para combatir el estreñimiento, tanto en bebés como en niños y adultos
  • Y más, mucho más…¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Sí, Quiero el libro »